Vadocondes presenta el inventario de sus 98 bodegas y 116 lagares

Es el único municipio donde todavía se utiliza este sistema ancestral de prensado de uv 

14/03/2017
  • Las bodegas subterráneas de Vadocondes encierran siglos de historia. - ECB
Vadocondes fue uno de los municipios con mayor concentración de bodegas subterráneas y de viñedo de la provincia de Burgos en los siglos XII y XIII. Hoy, su Ayuntamiento está decidido a poner en valor este tesoro patrimonial. La aspiración parte de un inventario que ha elaborado el arquitecto Alfredo Sanz: un documento exhaustivo que abarca desde la historia de este conjunto etnográfico hasta un análisis pormenorizado de la situación actual de los elementos que aún se conservan. También hace referencia al nombre tradicional por el que desde hace generaciones se conoce a cada uno de los 116 lagares y 98 bodegas.
La investigación multidisciplinar que ha llevado a cabo durante un año ofrece además una relación orientativa de los propietarios gracias a un repaso cronológico, fotografías y observaciones de los vecinos. «Es una herramienta de gestión e investigación», asegura agradecido a un pueblo que se ha volcado con esta iniciativa que esperan sirva para relanzar el turismo. Y es que Vadocondes puede presumir de ser uno de los pocos municipios que todavía utiliza los lagares para prensar vino como se hacía antiguamente, en una prensa romana con una viga como palanca. «En la última vendimia había activos cinco lagares, algo único en la Ribera del Duero», destaca.
Las bodegas y lagares se reparten en dos barrios: el de ‘arriba’ y, sobre todo, en el de ‘abajo’, que dan cobertura a 2.500 metros de galerías subterráneas. De los 116 lagares, 95 se emplazan en el barrio de ‘abajo’. Entre las curiosidades descubiertas, el experto encontró vigas que superan los 11 metros de longitud y agrupaciones de lagares triples y cuádruples. El estado de conservación es dispar, y mientras 15 están bien y se podrían poner en funcionamiento, 21 requieren pequeños arreglos, 56 estaban en ruina avanzada y 24 han desaparecido por completo.
En cuanto a las 98 bodegas subterráneas -70 en el barrio de ‘abajo’- se disponen en galerías paralelas orientadas al norte. Algunas de las naves superan los 50 metros y llama la atención una escalera de caracol en piedra que da acceso a una de ellas.
Aunque el análisis constata que 28 están bien, 11 regular, 11 con desprendimientos parciales, 8 graves y 18 hundidas el experto lanza un mensaje de optimismo. «El 70% podrían ser recuperables», advierte consciente de que en muchos casos, la entrada está mal pero en el resto, la estructura aguanta. «Estos trabajos nos permitirán dar un gran paso para poner en valor este patrimonio», termina.
Consciente de las limitaciones de un Ayuntamiento que no tienen ninguna bodega ni lagar en propiedad, el alcalde trabaja en una ordenanza para facilitar la recuperación. «El problema es que hay muchas que pertenecen a muchos propietarios», señala Francisco José Núñez Langa convencido del potencial de este conjunto «tan singular».
Con un presupuesto de 6.000 euros para el inventario, el Ayuntamiento ha contado con el apoyo del Adri Ribera, que ha aportado 1.800. «Estamos para trabajar por y para el territorio», recordó en la presentación ayer el actual gerente del Adri, Héctor Ibáñez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los de Tierra Aranda. (Historia de la gente de aquí) V

Continúa la buena racha de resultados del C.C. Arandino

Calle de las Bodegas